La economía, ese mundo ininteligible ¿o no?

Escribir bien de economía es muy difícil. Hacerlo con la velocidad que exige Internet, ¿puede restar eficacia o rigor al mensaje? ¿Puede hacer que se pierda ese porcentaje de análisis tan necesario en ese tipo de información?
Pues existe ese riesgo, por lo que dice Manel Pérez. “Si hiciéramos una escala entre el periodismo que requiere más profundidad y análisis y el que no, seguramente la economía estaría en el extremo que requiere más profundidad y análisis. Internet es más proclive a no captar todo el contenido de una informacion“.
Pero es que además existe otro riesgo añadido. Y es la tendencia natural del español -periodista o no- a exagerar las cosas y, simultáneamente, a enaltecer lo que viene de fuera menospreciando lo que tenemos en casa. Y eso se traduce en un par de afirmaciones. La primera es de Miguel Jiménez.

“Los medios de comunicación somos procíclicos, exageramos las negativas cuando se producen igual que lo hacemos con las positivas. Eso nos tiene que hacer reflexionar sobre nuestro papel”

La segunda es de Manel Pérez y se refiere a la forma en que se trató la visita de la vicepresidenta española, Elena Salgado, al Financial Times.

“Cualquier artículo en The Economist o Financial Times tendrá un eco enorme en la prensa española, y el FT cuando empezó la crisis se hartó de publicar editoriales diciendo que la banca española tendría que ser intervenida inmediatamente, y la que ha caído por el camino ha sido la anglosajona. Todos los medios españoles actuamos como pueblerinos cuando la vicepresidenta se fue a Londres

Ambos periodistas trabajan en medios que, como todos, están intentando ‘matrimoniar’ de la mejor manera posible la redacción tradicional y la redacción digital.
Miguel Jiménez describe así la integración en El País.

Nosotros hacemos un proceso de mayor integración. Hay una mesa potente, de 27 ó 28 personas, pero junto a ella todas las secciones estamos ya muy volcadas en producir contenidos para Internet. Incluso marcamos la agenda del día con el enfoque y los temas que sacas en Internet se extienden como un reguero de pólvora y hemos visto potencialidades que no teníamos. Por ejemplo, las sesenta cartas de Ruiz Mateos a Botín, que colgamos ayer. Todavía estamos en una fase en la que no está todo lo engrasado que debería estar. Cuando faltan las personas más diestras en el manejo de Internet notamos un bajón en la calidad y en la producción.

Y mientras tanto, Manel Pérez explica cómo es la situación en La Vanguardia.

La Vanguardia mantiene un nivel de ventas de papel estable, a pesar de la crisis, y la relación con Internet se toma con seriedad pero con relativa calma. Esta mañana miraba cuándo dijo el editor del NYT que en cinco años se acabaría el papel. Lo dijo en el 2007. Debería quedarse sin él en unos meses. En La Vanguardia hay un cuidado exquisito con el papel y al mismo tiempo una redacción digital que ha ido creciendo y con una relativa autonomía de acción.

Comparte y disfruta
    Leave A Comment

    POR MESES

    enero 2016
    L M X J V S D
    « nov    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031

    ARCHIVOS

    LICENCIA

    Colocar